sábado, 17 de junio de 2017

APRENDER DE LOS ERRORES



A todos nos cuesta, y cuanto más soberbios más duro es ese aprendizaje. Alguien dijo que hay quien no se recupera nunca de un éxito, pero que, sin embargo, hay quienes basan su sabiduría en reconocer sus fracasos para empezar de nuevo desde la humildad y con la lección aprendida. Goethe lo  resumió, diciendo que su sabiduría eran sus errores, y Kipling lo versificó en su celebrado poema If: “si eres capaz de levantarte y empezar de nuevo aun con desgastadas herramientas…”
Al final de temporada es el momento de reflexionar. El Madrid corre el riesgo de morir de éxito si no valora dónde ha residido su magnífica trayectoria reciente. Zidane es una clave, pero no la única. Coincide el prólogo de la que puede ser una época legendaria con las dos temporadas en las que menos fichajes de relumbrón ha hecho don Florentino. Quizás haya aprendido el hombre, al fin, tras la fracasada política de su primer sexenio basada en los malhadados galácticos y la más próxima “mourinhesca”. Ha evitado tensiones en el vestuario posibilitando que el equipo se haga una piña, desde el reconocimiento de los llamados jugadores B a los titulados de A, con la guía fundamental de un técnico con la aureola del francés. No son menores esos dos detalles. La inquietud reside en que el presidente blanco vuelva al gusto por los nombres y siembre la cizaña en un grupo tan cohesionado como eficaz. El antídoto será dejar hacer a los que saben, Zidane y compañía, para limitarse a ejercer su presidencia con elegancia una vez que está a punto de dejar la poltrona de su empresa y, por ende,  a alejarse de tentaciones más terrenales. Con el nombramiento de Zidane, Pérez ha hecho de la necesidad virtud y esperemos que lo valore en su sabia medida. La renuncia a De Gea, que no comparto, es una buena señal, no obstante.
El Barça, por el contrario, se obnubiló con los fichajes y olvidó que su época más gloriosa, la de Guardiola —tan absurdo adalid político como fenómeno futbolístico, como ya comentamos, ¡y no aprende!— y en parte la primera de Luis Enrique, vino de la mano de sus canteranos, que si bien han sido una generación casi irrepetible empezó a difuminarse con el olvido de su esencia; permitir la salida de Thiago, o el desprecio por el ahora deseado y reconvertible Deulofeu fue sintomático. Y lo de tapar la progresión de otros fichando a diestro y siniestro, la culminación. Y tienen difícil volver a la senda correcta porque cuando se corta esa dinámica la cantera también se esturrea. Viendo el otro día al Barça B contra el Cartagena confirmé mis temores; apenas un par de jugadores apuntan maneras. El drama culé será volver a las andadas: un club donde juegan los mejores del mundo sin ser un equipo; su sino del siglo XX, en el que solo la engañosa suerte tinerfeña posibilitó el paréntesis del equipo de los sueños de Cruyff.
A nivel regional, el UCAM hizo un presupuesto demasiado modesto para  su primera temporada en Segunda y ahora tendrá que acometer la ruina de hacer un equipo con posibilidades de ascenso en Segunda B. La igualdad es la tónica en la división de plata hace años, y solo la garantía de un par de futbolistas de doce o quince goles posibilita la permanencia, e incluso con el acompañamiento de otros dos que la muevan con criterio en el medio se puede aspirar a más. Los universitarios tuvieron el acierto de mantener el bloque defensivo, pero no acertaron con lo demás, incorporando más roca en el centro y retales engañosos arriba. Solo Jona ha dado la talla, aislado y sin recambio en la punta del ataque. La suerte no ha acompañado, es cierto, pero hay que buscarla antes.
El Lorca enseñó el camino y al Cartagena también le falló el gol. Si en el fútbol es lo determinante, en Segunda B mucho más. Con jugadores solventes atrás, si tienes gol aseguras el éxito; no se practica un fútbol vistoso y hasta aprovechando el juego en largo te metes arriba. El fracaso blanquinegro ha sido su orfandad goleadora, que no su juego. Desaprovechar el mercado invernal fue el error.
Y el Murcia supo resolver el tema goleador, pero tal vez no la falta de empaque atrás y en medio. Aunque el problema grana, desgraciadamente, está más allá del terreno de juego. ¡Qué pena por su magnífica afición
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics