jueves, 15 de noviembre de 2018

ENJUGASCAOS



Estaba jugando de dulce el domingo pasado al medio día el UCAM en la Condomina, ya mediada la segunda parte, con el torreño estilista Isi Ros en un extraordinario estado de forma, cuando un cachondo gritó en la grada hasta tres veces intermitentes, ¡gol del Betis! Y automáticamente se volvieron varios aficionados con mirada de asombro, como esperanzada, envuelta en una media sonrisa que traslucía su corazón merengue. Y es que el personal contento tiene ganas de marcha cuando nos enjugascan los goles del fulibán. Los viejos aficionados saben que esa expresión divertida no tiene nada que ver con el Barça ni con el Madrid ni con nada que no sea un desahogo bienhumorado de los muchos que circulan por las gradas futboleras. Y los taurinos también, porque responde a la irónica expresión de un malhumorado Rafael Álvarez, Búfalo en la magnífica serie Juncal del celebrado Jaime de Armiñán que protagonizó nuestro no menos añorado Paco Rabal. Había salido el Brujo a las terrazas de la Maestranza, molesto porque pitaban al hijo de su admirado Juncal y, además, porque su vecina de asiento no le dejaba tranquilo con preguntas continuas. Alguien le inquirió desde la calle por la bronca que se escuchaba, y el ocurrente limpiabotas le respondió: “¡que ha marcado el Betis, anda ya…!” Cosas del bachiller callejero.
Y ya por la tarde, cuando el Betis marcó en efecto el tercero de sus cuatro goles, un amigo me llamó para preguntar si es que había intuido al medio día los goles de los del excelente Setién en can Barça.  Y entre risas, le dije que sí, pero que no se confiara porque los de Messi tienen mucho gol. Y así fue, aunque  luego vino fuera de guion el cuarto de los béticos del extraordinario Canales. Un cántabro que nos recuerda a otro de no menos clase y más garra, Munitis, campeón de liga y de Europa con el Madrid galáctico de Figo y Zidane, que tan bien lleva esta temporada a los universitarios de Mendoza. ¡Qué temporadón llevan y qué mérito tienen!
El Barça perdió justamente por lo azaroso del fútbol y porque el Betis hace un fútbol excelente que no lo ha llevado a encabezar la tabla por su escasez de gol. Y dentro del factor imprevisible de este juego, los sevillanos llegaron seis o siete veces ante Ter Stegen y marcaron cuatro goles, incluida una cantada increíble del sin embargo segurísimo cancerbero teutón. Cosas del fútbol.
Y lo del Madrid de Solari certifica el enjugascamiento que generan los goles.  Aún no conocemos su libreto, pero los quince goles en cuatro partidos y solo dos en contra lo licencian para acabar la temporada y quién sabe más.
Cinco goles en Madrid, siete en Barcelona y seis en Vigo nos enganchan.

EL LISTO, EL TONTO Y EL GOLFO

Sobre el quién es quién de ese trío fantasmagórico que ha manejado el Real Murcia en los últimos tiempos, Moro, De la Vega y Gálvez; les voy a dar una pista que ayudará a que vayan encasillando a los aspirantes. Resulta que el mexicano Mauricio no puso un euro para ejecutar la opción de compra de las acciones que le otorgó Moro. Y no lo hizo porque me aseguran que no tuvo que desembolsar los cuatrocientos mil que habían convenido, al comprobar, al parecer y según documentó, que el déficit causado por el extremeño superaba el millón de euros que habían puesto en el documento como límite admisible. Y, además, ejecutó dicha opción cuando faltaban escasos días para que se cumplieran los tres meses sin pagar a jugadores y empleados que también habían convenido como límite para que decayera la cacareada opción. ¿Dueño del club sin poner un chavo? Ustedes mismos.
Los entusiastas directivos que han cogido las riendas, producto de la admirable Plataforma en favor del Real Murcia, tienen tanto trabajo hacia fuera como hacia dentro: ir preparando tantas denuncias contra quienes se hayan aprovechado de un moribundo como recabar cuantos remedios alcancen para mantenerlo con vida hasta que se encuentre el único eficaz para sus males: dinero a mansalva.
Mientras, como por la Cartagena renacida y la Jumilla entusiasmada, seguiremos enjugascaos entre cábalas jubilosas, pasmosas o fúnebres, que como todo en la vida van por barrios.
Por cierto, el nuevo presidente murcianista Almela, del que hablan bien, y el dueño in péctore por el desembolso anunciado, el notorio notario Tornel, deben atajar la fuga de futbolistas importantes por los más de tres meses que les adeudan. Tras las espadas, ahora pintan bastos.  
 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Web Analytics